Posts Tagged ‘nVidia’

El monopolio de los chipset

Miércoles, noviembre 18th, 2009

Hoy estaba hablando con un amigo sobre pasar su PC de Intel a AMD. Se pasará a AMD por que no encontrábamos una placa base para procesadores Intel con las características que quería a un precio aceptable.

Esto me ha hecho analizar un dato que ya sabía pero que nunca había pensado en profundiadad: el monopolio de los chipset. Cualquiera que esté medianamente metido en este mundo ya sabrá de quién estoy hablando: Intel.

Sólo hace falta mirar una lista de placas base ordenadas por chipset para ver qué ocurre: Intel domina de forma apabullante todo el mercado de placas base para sus procesadores.

Hace tiempo podíamos disfrutar de un amplio abanico de fabricantes de chipsets, y aunque durante un tiempo Intel se consideraba como el chipset de lujo por su estabilidad, al final los demás fabricantes le atraparon incluso en este aspecto; sin embargo, Intel ha terminado por desplazar todos los demás fabricantes y ahora prácticamente es el único que podemos encontrar.

Pero realmente aún existen chipsets de otros fabricantes, tenemos a VIA, nVidia y ATI, todos tienen sus chipset para Intel… pero nadie los vende.

Tradicionalmente, en el mundo del hardware de Informática, la vida de un producto es muy rápida, ya que la competencia te obliga a lanzar productos nuevos compatibles con las nuevas tecnologías y añadiendo cada vez más capacidades. Sin embargo, Intel parece que tiene un as en la manga, ya que en ocasiones ofrece productos prácticamente desfasados, y sin embargo los sigue vendiendo cuando existen alternativas “no-Intel” mucho más modernas, con más características, y prácticamente igual de estables. Aquí es donde entran las técnicas no muy éticas de Intel: contratos que obligan a comprar a fabricantes sus chipsets junto con sus procesadores.

El resultado final es que el perjudicado es el cliente final; que obtiene menos por su dinero. Pero quizá esa genial idea malvada de Intel no le ha salido tan bien…

Hace muy poco que la denuncia que hizo AMD en este aspecto ha surgido efecto: Intel ha pagado a AMD 1500 millones de dólares y se ha comprometido a seguir un manual de “buenas prácticas” comerciales que han escrito conjuntamente. También hay que pensar en los técnicos como yo, que ya no compramos Intel: por el mismo precio que compras un equipo con Intel, puedes tener un equipo mucho más equipado y potente con AMD. E igual de estable, que eso a fin de cuentas es lo que nos interesa a los que nos ganamos la vida con el hardware.

Controladores de tarjeta gráfica de portátil

Lunes, junio 9th, 2008

Cuando uno se compra un potátil que tiene una tarjeta gráfica con potencia suficiente como para usar el portátil como plataforma de videojuegos, el problema más habitual que se encuentra uno son los controladores -o la falta de los mismos-.

Recientemente he cambiado mi portátil (que llevaba una Ati Radeon X1800) por uno nuevo (con una nVidia GeForce 8700M GT), e igual que en el portatil anterior, los controladores que vienen de fábrica son extremadamente antiguos (más de un año) y no existen actualizaciones en la web del fabricante del portátil. Lo peor es cuando intentas bajar los controladores directamente de nVidia (como haríamos con una gráfica para PC de sobremesa) y vemos que no se pueden instalar.

Luego, instalas según que juego y en cuanto lo ejecutas, aparece un mensaje de advertencia: “La versión del controlador de vídeo instalada es demasiado antigua, debes actualizar”.

Ante este problema sin aparente solución, sólo podemos echar mano de soluciones “no oficiales”. Antiguamente yo usaba los “Omega Drivers“, pero la persona que se ocupaba de crear estos fantásticos controladores no oficiales hace mucho tiempo que no los actualiza, así que he decidido investigar por mi cuenta.

La solución que he encontrado es absurdamente fácil y me ha funcionado. Lo que hago es combinar los últimos drivers de nVidia con los archivos de información de controlador originales de mi tarjeta.

Es muy fácil:

  • Descarga los controladores oficiales de tu tarjeta gráfica que encontrarás en la página web del fabricante de tu portátil. También puedes conseguirlos en el CD de controladores que normalmente acompaña al portátil cuando viene de fábrica.
  • Descarga los controladores genéricos de nVidia (es provable que también funcione con tarjetas Ati, pero no lo he probado) de tarjeta de sobremesa pero el modelo más parecido al que tiene tu portátil.
  • Descomprime los paquetes de instalación de los controladores si es necesario. Para ello puedes usar cualquier programa de compresión, como Winzip, Winrar, o incluso alguno gratuíto como 7-zip. Sólo hace falta hacer clic con el botón secundario del ratón sobre el archivo de los controladores y seleccionar “extraer en carpeta…” o similar. Debemos conseguir una carpeta con muchos archivos y uno o más con extensión INF, tanto para los controladores originales como los genéricos.
  • Localizamos los archivos con extensión INF de la carpeta de los controladores originales, los seleccionamos y copiamos (edición -> copiar).
  • Vamos a la carpeta donde están los controladores genéricos de nVidia, y pegamos los archivos INF, sobreescribiendo si es necesario (edición -> pegar).
  • Ahora vamos al administrador de dispositivos, haciendo clic con el botón secundario del ratón en “Mi PC”, y seleccionando “Administrar”,  y en el árbol de la izquierda seleccionamos “Adminstrador de dispositivos”.
  • Desplegamos la rama “Adaptadores de pantalla”, y seguiremos el siguiente punto por cada entrada de la tarjeta gráfica que aparezca a continuación (normalmente sólo aparece uno en tarjetas nVidia, pero puede aparecer más si es una Ati):
  • Hacemos doble clic sobre la tarjeta gráfica, vamos a la pestaña “Controlador” y pulsamos sobre “Actualizar controlador”. Seleccionamos “Instalar desde una lista o ubicación específica (avanzado)” y pulsamos en “Siguiente”. Seleccionamos “No buscar. Seleccionaré el controlador que se va a instalar” y pulsamos en “Siguiente”. Pulsamos sobre el botón “Utilizar disco”, y pulsamos sobre “Examinar”. Ahora vamos a buscar la carpeta donde hemos dejado los controladores genéricos de nVidia que hemos modificado, y pulsamos sobre “Aceptar”, y “Aceptar” de nuevo. Seleccionamos el modelo de nuestra tarjeta gráfica en la lista, y pulsamos en “Siguiente”. A partir de aquí, pueden aparecer diversos diálogos de advertencias, se tiene que seleccionar siempre la opción de sobreescribir los archivos existentes.
  • Una vez hemos terminado, reiniciamos el ordenador.
  • Ahora, aunque en ciertas partes de Windows la versión del controlador se mostrará como la original del portátil (ya que ese dato de la versión y fecha está en los archivos INF que hemos copiado), en otras partes, como por ejemplo en el panel de control de nVidia, aparecerá la versión correcta.

Con este sistema, el juego “Gears of War” que se quejaba de controlador antiguo, ya no se queja -aunque no he notado una mejora concreta en el rendimiento del juego-.
Eso si, tengo que dejar claro -aunque sea obvio- que hacer esto puede no funcionar en tu portátil, y que lo que hagas en tu portatil es responsabilidad tuya.

En caso que esto no funcionara, o notaras efectos extraños, o inestabilidad del sistema o cualquier cosa “rara”, lo único que tienes que hacer es ir al administrador de dispositivos, abrir las propiedades de la tarjeta gráfica, y en la pestaña “controlador”, pulsar el botón “Volver al controlador anterior”, con lo que desharías todos los cambios realizados. En el caso extremo que no te arrancara Windows después de instalar los controladores, puedes hacer lo de “Volver al controlador anterior” arrancando en modo seguro pulsando F8 repetidamente justo cuando está arrancando el portátil.